German Graciano Posso gana el Premio FOCSIV 2019


La victoria de la no violencia


Es German Graciano Posso, representante de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, 37 años, defensor colombiano de los derechos humanos y de la tierra, el ganador de la 26ma edición del Premio del Voluntariado internacional, en la categoría Voluntario del Sur, promovido por FOCSIV, titulado “Voluntarios para el desarrollo sostenible: cambio climático y resiliencia”.

Promovido desde 1994, en correspondencia con el Día Mundial del Voluntariado instituido por las Naciones Unidas, que se celebra el 5 de diciembre, el Premio es el reconocimiento que FOCSIV dedica a aquellos que se distinguen por su compromiso contra todas las formas de pobreza y exclusión y por afirmar la dignidad y los derechos de cada hombre y de cada mujer, demostrando un compromiso constante en favor de las poblaciones del sur del mundo.

El premio fue entregado por Roberto Natale, de la Responsabilidad Social de la RAI: “(…) una biografía extraordinaria, impresionante: 13 familiares asesinados, y más de 300 personas que pertenecían a la Comunidad de Paz asesinadas por diferentes actores armados durante 23 años de resistencia pacífica. (…) no sabía que hay personas que, en situaciones de gran dificultad, toman una decisión radical de no violencia y soporta su coherencia al precio de decenas y centenas de víctimas (…)”. Soportar la coherencia al precio de decenas y centenas de víctimas.

Un plato pintado con el árbol de la vida, que recuerda aquel árbol de la memoria que es símbolo de la Comunidad de Paz, fue entregado a German: “(…) elige ser testigo de paz en un contexto de treinta años de guerra civil. Es posible ser conscientemente coherentes con la elección de la no violencia y, a pesar del peligro por la vida de uno mismo, rechazar una escolta armada en favor de una civil, sin armas. Es posible ser artífices de una sociedad mejor. Es posible convertirse en portadores de valores como la justicia social, la resistencia pacífica, la tutela de los derechos humanos, principios madurados como consecuencia de una historia personal punteada de lutos. Por su gran fe en la paz como valor para vivir siempre y a cualquier precio, hasta llegando a arriesgar su propia vida. Por ponerse a servicio de su Comunidad, dedicándose a la defensa de los derechos humanos de cada integrante. Por ser testigo, cada día, del sentido del nacimiento en un lugar llamado Porvenir y trabajar para su tierra y para su gente, con sus propias manos y con la consciencia libre, desarmando los corazones y armando la esperanza”, estas las razones que llevaron a la entrega del premio a German.

Firme en su posición, su lenguaje corporal también recuerda la firmeza y la coherencia de su elección de vida. Con la mirada fija hacia adelante, sin esconder la emoción, German agradece por el reconocimiento a nombre de la Comunidad de Paz. Y subraya que el reconocimiento es para la Comunidad de Paz. Agradece a las organizaciones internacionales que están a su lado, como Operazione Colomba, un Cuerpo NoViolento de Paz compuesto por hombres y mujeres que arriesgan sus vidas para defender a las de otros. Para quienes, como nosotros, viven al lado de estas personas victimas de una violencia sistemática la importancia de este reconocimiento está clara: lo relevante no es sólo la victoria del premio en si misma sino la visibilidad que esto lleva a German y a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó. Una Comunidad que ha elegido declararse neutral ante un conflicto que sigue afectando el país. Una Comunidad que ha elegido luchar para defender la vida y la tierra. Una Comunidad que ha elegido intentar construir una alternativa para vivir en el medio de la guerra sin participar. Una Comunidad que ha entendido que la paz verdadera no se alcanza con la firma de un Acuerdo, sino con un esfuerzo continuo y diario que conlleva, primero que todo, la lucha por la verdad y la justicia. Este reconocimiento hace que no se apague la luz sobre este grupo de campesinos y manda un mensaje claro al mundo: reconocemos el increíble valor de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, reconocemos el coraje y la fuerza de German Graciano que a pesar de tener 13 familiares asesinados en la guerra no se rinde y sigue poniendo en practica el sueño que sí, se puede construir un mundo mejor. “

“Respeto, la palabra más grande que haya en el mundo” fueron las palabras de Pietro Bartolo, médico y europarlamentario, homenajeado con una mención especial durante la ceremonia de premiación.

Respeto es lo que la Comunidad de Paz reclama, desde hace 23 años.