Report: Febrero 2012

El compartir y los voluntarios durante el mes de febrero 2012

En el mes de febrero ha vuelto Alice e ha llegado Andrea, ambos de quedaran tres meses. Monica ha vuelto a Italia para el mes de descanso, y alcanzará de vuelta la Comunidad de Paz a final de marzo. Como consecuencia de la continua presencia de grupos de paramilitares en las veredas de Porvenir y de La Esperanza, el Consejo de la Comunidad ha continuado a programar los turnos de los grupos de acompañamiento para garantizar una presencia internacional lo mas posible fija en el área.

Por esta razón, los voluntarios de Operazione Colomba han alcanzado el área en la primera y en la ultima semana del mes. A pesar de que la situación siga siendo difícil, la gente nos ha aparecido bastante tranquila. Comparándonos con algunos miembros de la comunidad de la vereda de Esperanza, hemos intentados de comprender mejor cuales son los reales sentimientos de la población en relación a la agravación de este conflicto.
La respuesta ha aclarado la complejidad de la situación. Algunos están muy espantados y tienen miedo de que los grupos armados puedan enfrentarse para la ocupación del territorio y el control del narcotrafico.
Diferente es la escucha de aquellos que tienen, entre los grupos armados ilegales, un familiar. Sintiéndose en alguna forma “protegidos”, se ilusionan que la situación pueda seguir  bajo el control de ellos y viven aceptando pasivamente las ordenes de los paramilitares o de las Farc.
Las familias de la Comunidad, juntas con las que han sufridos perdidas humanas y económicas por mano de los paramilitares o de la guerrilla, están viviendo estos acontecimientos con miedo para la propia vida. El pasado todavía tan cercano permite a ellos de tener una visión mas realista  y una conciencia mas fuerte sobre lo que podria acontecer.
Desde el 2005 el mes de febrero se ha vuelto un momento muy sentido por la Comunidad, porque se recuerda el masacre de siete civiles cumplido el 21 de febrero de este ano. En este día muchos miembros de la Comunidad, grupos de acompañantes internacionales, periodistas y ciudadanos comunes alcanzan la vereda Mulatos para rencontrarse y compartir un momento de memoria. Padre Javier Giraldo, también este ano, ha celebrado un misa conmemorativa proponiendo la escucha de una entrevista revuelta a Luis Eduardo Guerra, leader histórico de la Comunidad, poco antes de que fuera matado. Ha sido un momento de grande participación y emoción, todos se han reunido en el recuerdo de este día.
Al mediodía los participantes han alcanzado La Resbalosa, la vereda en la que fueron matados el mismo día Alfonso Bolivar y su familia, para asistir a otra función. Estaba presente también el padre de Sandra Munoz, mujer de Alfonso, único sobreviviente de otro masacre acontecido en el 1977, que por la emoción no ha encontrado las palabras para presentarse.
Han sido momentos de compartir profundo y de participación muy sentida por parte de todos.
A final de mes el grupo de voluntarios ha tenido el ocasión de pasar algunos días en San Josecito antes de el acompañamiento esperado en el área de Cordoba.
Los días han pasado serenamente juntos con las personas de la Comunidad. Hemos ido de visita a los ancianos y a los enfermos y hemos organizado algunas actividades recreativas con niños y chicos en colaboración con los profesores.